UNA NOTA SIN PENSAR... CON SENTIR...

Me senté a escribir después de que el mundo se convirtió en una mirada. De esas precisas, que se disparan directo al iris de mis ojos… disparo dulzura de esa que no se ve en estos días en ningún dispenser de carne y hueso…
Esa mirada disparo sinceridad de la que nadie busca por miedo a las inseguridades ocultas de las cuales nadie pregunta…
Disparo de tal manera que la seguridad en calma de mi vida, se exalto en la inseguridad de palabras triviales y sin sentido…
Disparo de tal forma que su nombre robo el diccionario de lingüística que utilizo para hablar y su nombre se convirtió en la palabra predilecta de un día entero… entone su nombre de mil millones de maneras, pero seguía siendo su nombre…
Alguna vez tuvieron la seguridad de que estas inseguro cuando creías que estabas completamente seguro y por una mirada todo se dio vuelta y donde había seguridad hay inseguridad…
Hasta donde la monotonía de la vida se permite para vivir, y no disfrutar el fervor de una mirada que vale la pena, en los ojos de otra persona que no es esa que acompaña tu vida?
Hasta donde uno puede esperar ese beso perfecto? Hasta cuando se permite tener experiencias amorosas fraudulentas? Hasta cuando uno debe aclarar el panorama?
Demasiadas dudas pero pocas certezas, ya que las certezas se encontraran en el camino… en ese que se recorre día a día.
Alguna vez pensamos en lo imposible como un imposible y lo posible en posible pero porque nunca creemos que un imposible puede ser posible? O porque un posible no puede ser un imposible? Alguna vez alguien entenderá que el amor no es complicado sino complejo?
Y mas dudas y menos certezas, pero si alguien todas las certezas, que me diga para que vivir… la vida se disfruta cuando se aprende, cuando las dudas se van despejando y cuando mas preguntas se pronuncian al aire, ese mismo que escucho nuestras rizas y llantos… ese mismo…
Y todo nació de una mirada perfecta disparada a mis ojos que atravesó mi seguridad y dejo al descubierto mi inseguridad…