COLMO


Nos dedicamos hace un tiempo a utilizar las palabras en el extremo opuesto de su real significado. Pretendemos crear nuevos significados de algo que no tiene más posibilidades, realidades irreales… llevamos al colmo cada palabra.

En cuestiones de tiempo, esperamos al extremo para hacer… no nos adelantamos. Nos manejamos en el límite o pasado este para reaccionar, nos preocupamos cuando hay peligro, no cuando estamos en el inicio de algo.
Utilizamos las palabras como escudos, para tapar algo que no nos atrevemos a manejar. Utilizamos esa palabra en su extremo para no hacernos cargo de algo más grave que hay detrás de todo esto.
En el amor por ejemplo, utilizamos palabras creadas o implantadas en el mundo del amor que no fueron creadas para ese mundo pero para refugiarnos de los sentimientos o de la presión de hacernos cargo, las introducimos para suavizar la realidad… romances pasajeros llamados “Nos estamos conociendo”, “somos”, “hueso”, “cosita”, “filo”, “touch and go”, “amigo con derecho”, entre otros nombres…
Amores que no son amores, romances que no alcanzan a noviazgo, noviazgo que no viven el día a día y permiten tener realidades que ninguno vive del otro pero con tal de no estar solo… simulo un noviazgo… llevando al colmo la palabra noviazgo…
Realidades, que no queremos afrontar… preguntas que no queremos formular… vida que no queremos vivir y muerte que no queremos tener…
Seremos consientes algún día que estamos destrozando nuestro propio lenguaje… nuestra forma de sentir… nuestro estilo de creer… y hasta la mismísima amistad, amor, ternura, pasión y tantas otras sensaciones que nosotros mismos creamos… somos conscientes de que vamos camino a ser un conjunto de soledades acompañadas por otras millones de soledades…
Soy Lucas… tal vez… hoy busco la conciencia global… pero más la conciencia individual… de las millones de almas solitarias… de un mundo que llega al extremo del significado de la palabra mundo…

LUCAS JARA
MAS ALLA DE LAS NARICES