Despertarse en Argentina

Despertarse en Argentina, con la sensación de la incertidumbre urbana por no entender el cambio, así arranco el día.

Miro por la ventanilla del transporte a mi trabajo y la duda se mantiene en la gente que camina por veredas rotas.  La charla de los pasajeros se centra en la suba de los impuestos, en la falta de esto y de aquello, de los que nos robaron, de lo que se llevaron y de lo que tiraron por encima del paredón.
Un niño pide una ayuda para comer o un lugar para dormir, mientras en Comodoro Py veo por la televisión que pasan funcionarios y amigos de este o aquel para declarar en las causas de lavado de dinero, enriquecimiento ilícito  y que se yo que otros términos de robo al pueblo.
Llego al trabajo y la sensación de ser el último día y ser afortunado de tener trabajo me envuelve, quiero cumplir con los objetivos pero la realidad dice otra cosa.
El titular del diario online dice que despidieron a un sin número de trabajadores, que fueron a cortar la ruta, que marchan en reclamo de puestos laborales y las respuestas negativas se repiten por parte de los gobernantes.
Miro Argentina con ojos entristecidos, pero con la esperanza de que seguimos vivos. Otros países por menos que esto ya desaparecieron.

LUCAS JARA
Mas allá de las Narices