Grandes rocas sin sentimientos

By 20:54

Si no le encontramos sentido a la vida, estamos muertos. Vivimos en el purgatorio esperando la sentencia entre la felicidad o la muerte. Tenemos miedo a algo que no sabemos controlar, a nosotros mismos.

Vivimos con la desesperanza de ser siempre los terceros en discordia entre el bien y el mal. En el amor sucede lo mismo, nunca estamos felices con lo que tenemos, buscamos complicarnos, ser los terceros y desde allí llegar a ser quien cambie al otro. No buscamos lo sencillo, siempre lo mas complicado, solo para complicarnos y ser seres desesperanzados. Muchas veces lo sencillo nos aburre, pero la pregunta es ¿somos felices?
Nosotros somos perfectos imperfectos, que siempre culpamos al mundo lindante. Somos seres solitarios rodeados de gente, como el cuerpo como cuando está en el ataúd.  Estamos esperando siempre que el mundo nos demuestre lo que siente, siempre pasa lo mismo. Los seres humanos pocas veces expresamos, solo recibimos el amor que sienten por nosotros el día que estamos dentro del ataúd.
Siempre llamamos ante la pérdida pero nunca ante la felicidad, somos piedras, estamos en el camino pero no vivos. Muchas veces molestamos en la vida de los demás, la gente patea las piedras corriéndolas, las tira al agua para verlas como se hunden, las tiras contra alguien para hacer daño. Somos duros como piedras y muchos desanimados como las rocas. ¿Cuándo terminamos siendo así?
Somos grandes psicólogos, aconsejando al mundo, basándonos en nuestra propia experiencia y muchas veces el otro no necesita más que ser escuchado. El tema es si nosotros somos escuchados cuando nosotros queremos. Muchas veces lo que nos pasa es que no encontramos las palabras para expresar lo que sentimos y en realidad ¿conocemos lo que sentimos?
Somos felices infelices en un mundo que es una gran roca, una piedra que gira, que no siente, que no late. Creo que nos convertimos cada uno en mundos que giran sobre su propio eje, que no tiene sentimientos y que dejamos de sentir, porque nos convertimos en objetos inanimados.

Soy Lucas y solo busco la conciencia global, en diversos planetas, en rocas sin sentimientos, en ataúdes sin sellar. Hoy es un buen momento para entender que no somos el centro del mundo y que más allá de nuestras narices el mundo es un ripiera que necesita sentir más. 

seguir leyendo

0 comentarios