Mamá


Me despierto pensando en vos mamá, buscándote y esperando nuestro encuentro.
Me despierto y corro hacia ti sin pensar en nada más.

Sé que en ti encontrare refugio de un mundo agitado por millones de razones, pero en ti encuentro paz.
Te encuentro siempre con la sonrisa perfecta y tu aura angelical, esperando nuestro encuentro como cada día, como constantemente.
Nuestro abrazo es único, nuestro amor también lo es. Todo es diferente e incomparable pues así es el amor entre una madre y un hijo, inexplicable.
Tus manos forjaron mi camino, tus palabras son las que recuerdo a cada paso, tus enseñanzas mi libro de consejos, tu amor la energía de mis días.
Feliz día mamá. Te amo como cuando nos vimos por primera vez, como nos vimos hace un rato… como siempre… eternamente…

Soy Lucas, tratando de expresar lo que siento, por la mamá del mundo