Déjame


Déjame pensar que no tengo ganas, que hoy no puedo, que no soy más de lo que soy… déjame sentirme mal, solo por el hecho de necesitar llorar.

Déjame renovarme en mi tristeza para mañana esbozar una sonrisa fingida y ponerme nuevamente mí mascara de acá no pasa nada. Déjame entender que no entiendo y que soy el perfecto para ser imperfecto.
No es necesario pelearte con alguien o con algo, a veces no tenes ganas de subirte al mundo ya que todos los días tengo que contar lo que pasa sobre él.
Déjame sentirme así, en stand by, en piloto automático, en estado de reposo. Déjame entenderme mis desastres ordenativos psicológicos.
Déjame ser un impuntual y un irresponsable solo por un día. Déjame fallar para que entiendas que puedo fallar.
Déjame estar en silencio, para escucharme un rato sin necesidad de nada más. A veces necesito quedarme quieto para saber dónde me duele.
Déjame quedarme así, viendo como el mundo hace lo que yo no tengo ganas de hacer, déjame esperar el momento oportuno sin salir a buscar ese momento.

Déjame partirme en pedazos, tengo las indicaciones para volver a armarme, se dónde va cada pedazo, no es necesario que me expliques nada, solo… déjame…